MENU
LLAMA Urban Design REGRESAR

EDIFICIO LA HUACA - MIRAFLORES

2014 - 2016

Nuestra segunda experiencia como gestora de nuestros proyectos en Lima se encuentra en una zona céntrica residencial donde la vida peatonal es posible. La calle que seleccionamos da frente a una Huaca.

Una Huaca es un lugar arqueológico prehispánico ceremonial. Lima posee muchos lugares de este tipo, pero lamentablemente no ha existido un sistema para ponerlos en valor. Es por ello que, a pesar de tener una gran presencia en la ciudad, aun no son parte de la memoria colectiva de los ciudadanos.

En el distrito de Miraflores, frente al complejo histórico Huaca Pucllana, colocamos un edificio que celebra esta relación, planteándose como una gran galería/balcón que acoge la historia de la ciudad.

De manera complementaria se sumaron a nuestra aproximación las siguientes ideas:

1 gran pozo de luz. El emplazamiento de este proyecto se desarrolló en forma de “L” generando un solo gran pozo de luz, consiguiendo una mejor iluminación interior, la configuración del edificio completa el vacío al interior de la manzana.

Diversidad de tipologías. Se desarrollaron nueve departamentos totalmente diferentes encajados unos con otros a manera de un “tetris”, lo que originó que estos tengan complejidades espaciales diversas.

Relación con la calle. Un aporte importante es la relación que tiene el edificio con la calle, ya que se evitó la construcción de un cerco o muro entre el lote y la calle. El espacio del retiro es integrado a la vereda, a través de una banca pública y un tratamiento que sirve de antesala al ingreso principal del edificio. De esta manera se establece una vigilancia pasiva, que aporta a la vida de la calle.

Celebración del entorno. El proyecto se ve complementado por la modificación de la sección de vía, poniendo en valor el circuito de la Huaca. Propusimos hacer de la calle una superficie compartida de tránsito lento, ampliando la vereda y reduciendo el carril vehicular.

Materiales. Lima es una ciudad muy húmeda donde no llueve, por lo que es fácil la acumulación de tierra y el deterioro sin un cuidadoso mantenimiento. Para esta propuesta se exponen el hormigón y las superficies revestidas con cerámicos esmaltados y losetas de terrazo. En la fachada frontal, para controlar la luz de la tarde y privacidad se colocó una celosía de madera que cubre por completo la superficie.

De este modo el edificio genera un aporte y conversación con su entorno público, sin descuidar la privacidad e individualidad de los 6 departamentos que conviven en su interior.