MENU
LLAMA Urban Design REGRESAR

CONCURSO PLAZA DE LAS ARTES - LIMA

CONCURSO | 2009

Arte y ciudadanía en una nueva plaza para Lima
Concurso Plaza de las Artes (Plaza de la Democracia)
Mariana Leguía
Nelson Munares
Maya Ballén
2009
Colectivo: YNCLUYE, ARQUITECTURA, CIUDAD

“El espacio público es una destinación, una plataforma construida intencionalmente para el culto, la conmemoración y el encuentro e interacción.” Spiro Kostoff

El Espacio Público es el lugar donde se construye ciudadanía, qué duda cabe. Es el lugar del encuentro con la diferencia, la sorpresa, la discusión y la tolerancia.

Hemos sido testigos durante los últimos años de que existe una renovada atención a reclamar el espacio público. Ejemplos como Bogotá nos demuestran como a través de la construcción de nuevos espacios públicos se puede legitimar la ciudadanía e inclusive contribuir a la disminución de la violencia y pobreza. En los últimos 30 años, como producto del miedo al terrorismo, a la pobreza y las diferencias, Lima no ha crecido como una ciudad articulada, por el contrario, es una ciudad interrumpida por enclaves privatizados. Hoy en día podemos decir que Lima es una ciudad de murallas donde el 12% de la población ha enrejado sus calles; como consecuencia, a lo largo de estos años se han abandonando avenidas y plazas, convirtiéndose éstas en un lugares de paso.

Abandonar el espacio público supone renunciar a un derecho inherente a todo ciudadano.

El rol del espacio público es el de dar la oportunidad a cada individuo de compartir la experiencia de la ciudad con el “otro”, con el que consideramos “diferente” ya sea por raza, etnia o clase social. Solo en el espacio público tenemos la oportunidad de mezclarnos y de aprender a superar las barreras que nos han dividido durante siglos a lo largo de nuestra historia.

Nuestra estrategia proyectual es plantear un lugar donde se den usos distintos entre sí, que logre convocar a un público heterogéneo que mantenga el espacio activo por medio de su propia diversidad. Cabe mencionar que Lima sufre de un gran déficit en la cantidad de áreas públicas de esparcimiento. De acuerdo a WHO (World Health Organization) el área mínima de espacio público que le corresponde a cada ciudadano es de 8 m2. En Lima solo contamos con 2m2 per cápita.

Nuestra propuesta pretende contribuir a resolver estos dos grandes problemas de Lima: La cantidad y la calidad de los espacios públicos, planteando una plataforma que sirva para el intercambio y la conciliación constituyendo “un sitio de educación en el uso de espacios públicos, en órden a la afirmación de una cultura del deber ciudadano.”

La Memoria del lugar
La idea de construir una plaza para fortalecer el ejercicio ciudadano en este lugar en particular nos exige además valorar este sitio como punto de referencia para nuestra historia al recordar la desaparición del edificio del Banco de la Nación. Fue entonces una comunidad de artistas y luego, la sociedad civil en su conjunto quienes apostaron por reclamar sus derechos a través de acciones artísticas en los espacios públicos.

El público
Durante los meses de Octubre y Noviembre realizamos recorridos a pie por las inmediaciones del terreno en distintas horas del día. Estos recorridos nos permitieron identificar al usuario actual de la zona y las principales actividades que se dan en ella. Haciendo un ejercicio de generalización podemos mencionar los siguientes grupos:

• Las personas que interactúan con el Poder Judicial, ya sean abogados, clientes o interesados en los servicios colaterales de la actividad judicial. Cabe mencionar la proliferación de centros de conciliación. La plaza podría convertirse en un lugar de espera y reposo para este usuario, sobre todo durante la mañana que es cuando la mayoría realiza trámites.

• Las personas que se dirigen al Jirón de la Unión o calles aledañas para comprar en los distintos locales comerciales sobre todo durante la tarde. Cabe mencionar el gran número de establecimientos que comercializan libros usados y material bibliográfico escolar. Este usuario es de gran interés para la Plaza porque su móvil es la lectura y el aprendizaje.

• Los turistas que recorren todo el centro de Lima visitando los distintos museos y la arquitectura. Este usuario es muy importante para la plaza al constituir la mirada exterior desde una sociedad distinta que generalmente ha valorado nuestro arte inclusive más que nosotros mismos y acostumbrada al uso de espacios públicos como éste.

• Los estudiantes de la Escuela Nacional de Bellas Artes, del Conservatorio Nacional de Música, de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y de las diferentes facultades e institutos ubicados en las inmediaciones del terreno. Este es probablemente el usuario que más contribuya a la activación de la plaza ya que jugará el rol de actor tanto como de espectador.

• Los usuarios noctámbulos que buscan diversión en los locales alrededor de la Plaza San Martin y que vienen de todos los distritos de Lima. Este usuario será el consumidor principal de la plaza por la noche.

El proyecto

La Propuesta Formal: Un Claustro Urbano
El terreno se encuentra ubicado en el cruce de dos importantes avenidas de gran circulación: Lampa y Piérola, por esta razón, se hizo necesario contener el espacio de la plaza, sin cerrarla. De esta manera se crea frente a ambas avenidas una “barrera permeable”.

Al igual que las fachadas de los edificios que rodean la Plaza San Martin y el pasaje Contumazá, así como ocurre en la mayoría de edificios que rodean las plazas del centro de Lima, la nuestra presenta un juego de líneas repetitivo y académico que enfatiza la perspectiva de las calles. La diferencia es que aquí se trata de una enredadera, o mas bien, un jardín vertical, que aporta un gesto único y monumental digno de la naturaleza del proyecto y que convierte al edificio en un referente urbano y nacional.

Esta enredadera envuelve el volumen en forma de “L” que enmarca la plaza y que funciona como umbral en el primer piso y contiene las aulas en el segundo, configurando asì un claustro de escala urbana al que se accede de inmediato.