MENU
LLAMA Urban Design REGRESAR

CONCURSO MUSEO PARA EL
LUGAR DE LA MEMORIA - LIMA

CONCURSO | 2010

Concurso 2010 - LIMA
Mariana Leguía
Nelson Munares
Maya Ballén
Colectivo: YNCLUYE, ARQUITECTURA, CIUDAD

2DO PUESTO
Jurados: Kenneth Frampton, Francesco Dal Co, Rafael Moneo, Willey Ludeña, Jose García Bryce

El proyecto se organiza a lo largo de una gran escalera que propone un descenso ceremonial, una peregrinación, comprometiendo al usuario a fijar la mirada en el horizonte.

Al estar el terreno totalmente desvinculado del tejido urbano que lo rodea, se hace preciso conectarlo a las vías circundantes para convertirlo en un lugar accesible y activo.

Los flujos peatonales provenientes de la calle y del malecón son prolongados y anexados al recorrido del edificio, en una operación que disuelve los límites entre los tres, transformándolos en un único gran trayecto. El emplazamiento del complejo en medio de un talud de 23 metros de diferencia entre el nivel superior e inferior, reclama una conexión transversal entre la ciudad y el mar. Nuestra respuesta a esta demanda es la creación de un gran eje peatonal integrador, que a su vez conforma un gran espacio público.

• La Plaza del Malecón (312 m2)
Corresponde a la plataforma superior. al nivel, del malecón. Aquí el peatón se dispone a bajar hacia la playa recorriendo el exterior del edificio o bien ingresar y hacer uso de su interior. La gran escalera monumental propone una serie de estaciones de pequeña escala con distintos usos que invitan a la apropiación.

• Vestíbulo (160 m2l)
Hall de Recepción desde el cual se accede a los ascensores y escaleras de emergencia, cuenta con un mostrador de información, cuarto de control de seguridad, baños públicos y distribuye, o bien hacia la Oficina de Administración o hacia el Café y la Biblioteca (área de investigadores], espacios desde los cuales se tiene vista al mar.

• Zona de Servicios (330 m2)
Distribuida en dos plantas, contiene los depósitos, área de mantenimiento y baños del personal. Adicionalmente esta zona contiene también los baños públicos de la sala de exhibiciones contigua.

• La Sala de la Reconciliación (1300 m2)
Sala de exhibiciones desarrollada en dos niveles, contiene la muestra Yuyanapaq. Su recorrido gira en torno a un gran volumen incrustado en el edificio y suspendido sobre el "Patio de Los Testimonios" concebido como un patio hundido, reverenciado e iluminado naturalmente mediante este gran vacío de concreto que conecta con el cielo.

• EL Teatro de La Paz (1000 m2)
Auditorio acondicionado acústicamente con capacidad para 300 espectadores. Es antecedido por "La Plaza del Evento", constituida como un pequeño teatro abierto con graderías para un público ocasional. Contiguo a él se encuentra un pequeño café. Le sucede el foyer, la boletería y los baños públicos. El auditorio cuenta con mezzanine, cabina de control, camerinos y depósitos.

• El Muelle
Plataforma que techa parcialmente el estacionamiento. En él se encuentra "La Plaza del Rito", lugar tomado por el encuentro del edificio con la parte más vertical del acantilado y dispuesto para la celebración de ceremonias oficiales y religiosas al aire libre. El muelle se extiende por fuera hasta convertirse en un puente que permite el descenso hasta la playa por encima de la pista del circuito.

• Estacionamiento
Se ubica en el nivel más bajo del edificio y alberga 63 estacionamientos. Contiene el patio de maniobras.

Un espacio dedicado a La memoria y la reconciliación debería ser un lugar que conmemore, pero que al mismo tiempo sugiera un espacio vital, que sirva de plataforma para el encuentro y la inclusión. En el lugar de la memoria, coincidirán ciudadanos de toda índole, desde aquellos que solo buscan llegar a la playa sin mediaciones, hasta aquellos que, desde la sierra del país, lleguen persiguiendo una reivindicación a su memoria. El edificio se revela como una escalera de grandes proporciones, un artefacto colosal de concreto intervenido a través de un juego arbitrario de llenos y vacíos que invitan a transitar o bien a permanecer en sus estaciones, inventando ritos, como contemplar el mar, personaje principal del acto presentado en este "anfiteatro urbano".